La historia de las cosas

30 08 2009

Hola:

Ultimamente estoy dejando mucho el blog de lado

Pero bueno, creo podría interesar a más de uno de los que tengo en mi lista de direcciones. Tan sólo son tres videos de siete minutos cada uno que nos pueden hacer ver ciertas cosas que, al menos yo, no sabía, me lo olía pero nunca me paré a pensarlo.

 

Te recomiendo que gastes un poco de tiempo, es divertido, no pierdes nada y … no, no se va a cumplir ningún deseo, ni tienes que reenviarlo a nadie. Pero si vas a reenviarlo por favor, mete a todos los contactos a los que se lo envíes en el campo CCO (Ni en el para, ni en el CC, así nadie verá a quién se lo has mandado)

Visto en: Entre juereles y boquerones.





Soberbia

16 06 2008

Parece mentira lo sencillo y fácil que es dejarse arrastrar por la soberbia. Creerte mejor que los demás, no reconocer lo bueno de tu prójimo, enseñar lo que uno ha hecho por un orgullo banal y vacío. Practicar el hedonismo.

Y tantas otras cosas que a quien tenga algo de principios le duele, se siente sucio cuando se da cuenta. Sobre todo cae sin pensarlo, para arrepentirse luego.

Los que me conocéis desde hace tiempo sabéis cómo soy. No me considero una persona soberbia, pero ahora estoy pecando de ingenuidad, ya que como habéis pensado, ahora estoy en proceso de arrepentimiento.

Supongo que pensaréis: “Pues ahora redime tus pecados, que si no tu dios te castigará.”  Ya lo ha hecho … con el arrepentimiento que llevo encima.

Lo peor de todo es que ya me ha puesto una penitencia: “Tu fe te ha salvado, vete y no peques más”.

No penséis que me he autoconfesado, ni mucho menos.

¡Qué palabras más duras!: “Tu fe te ha salvado”

Soy consciente de la poca fe que tengo, puesto que si tuviera sólo un poco podría mover montañas. Esto me hace darme cuenta de muchas cosas, entre otras de lo feliz que puede hacer a una persona un poco de fe. Yo soy esa persona, y tú.

“Vete y no peques más”

Vaya penitencia, eso sí que es duro. Para eso hay que tener mucha fe. No pecar más. Va  a ser duro, pero no puedo hacer otra cosa que intentarlo. Aunque por otra parte, sólo basta un poco de fe para mover montañas.

¿Qué es mas difícil?

¿Mover una montaña o no pecar más?

¿Os habéis hecho esa pregunta alguna vez?

Un abrazo en Cristo Jesús.

 





Y el mundo sigue igual

12 06 2008

Bueno, tiempo ha que no escribo. Ya sabéis, el trabajo, la novia, la Universidad, la parroquia, traducir el blog de Scott Guthrie … quizás son escusas que busco, pero bueno. De vez en cuando algo escribo. Y hoy pues nada, tampoco es que haya mucha inspiración ni tiempo, tengo un exámen el miércoles y hay que estudiar…

Pero a lo que vamos, si nos dejan. Los transportistas… cierto es que el mundo no va bien, cierto que las cosas están caras. Pero, habiendo cosas caras, siendo de Sevilla … hay cosas que no me entran en la cabeza. Es una pena que pasen cosas como las que estamos viviendo, pero alguien dijo una vez, y se seguirá repitiendo: tenemos lo que nos merecemos.

¿Como es posible que suban los precios de productos básicos como la leche y no se mosquee nadie? Entiendo mosquear como: manifestarse y expresar la incomodidad del pueblo. Hace poco más de 20 años pasa esto, y está toda España en la calle. Y hoy día todos en nuestras casas con el aire acondicionado, viendo la tele, pensando: “Ya pasará”. Eso si, si a mi equipo lo van a descender a segunda por no pagar noseque cuota, corto todas las calles, carreteras, caminos, via pecuaria y todo lo que se pueda cortar (lo digo por el Sevilla C.F., ¿ya lo habéis olvidado?)

Me gustaría dejar de escribir en este blog sobre las cosas que me indignan de esta sociedad, pero el mundo sigue su ritmo y pasa de mi, de Dios, del Amor, y de todo el mundo. Se (Nos) deja llevar por el dinero, el poder y la gloria, cuando esas cosas no nos van a servir para ser felices. Lo sabemos, lo sabían los antiguos.

A cada minuto repito la frase: “Padre, perdónanos, porque no sabemos lo que hacemos.”





Y yo entre líneas de código …

26 11 2007

Vengo escuchando la radio tranquilamente por las mañanas en el coche desde casi siempre. Aunque suelo escuchar atentamente, normalmente cuando llego a la oficina pues, entran otras cosas en mi cabeza. Pero el viernes pasado fué diferente.

Sabéis que nunca he sido muy listo, por eso me sorprendió el descubrirme estableciendo un sentido un poco abrumador que me heló la sangre durante todo el fin de semana (y creo que para el resto de mi vida).

Resumiendo, me dió por enlazar una noticia con otra, os las cuento:

  1. Un político dice que quiere cambiar el nombre de la fiesta de Navidad por Solsticio de Invierno (si es que se escribe así).
  2. El precio de la vivienda sigue igual, que si subo un poco, o mucho, pero nunca bajo.
  3. Los jóvenes españoles son los que más drogas consumen de Europa.
  4. Los salarios apenas llegan a los 1000€, y los jóvenes que empiezan les ofrecen contratos de becarios que no llegan a los 500€.

Pues … mi reflexión es para desanimarse creo yo. Los políticos en vez de preocuparse de lo que se tienen que preocupar …. (y hasta aquí puedo leer). Y los jóvenes lo poco que ganan se lo gastan en drogas. ¿Demagogia? (si es que se escribe así).

¿Qué nos está pasando? ¿Que escala de valores tenemos en la sociedad?

¿Qué es lo que puedo hacer yo para cambiar esto?

¿Qué puedes hacer tu?

 Un abrazo en Cristo Jesús.





Comienza un viaje con buen pié.

13 10 2007

Una joven esperaba el embarque de su vuelo en un gran aeropuerto.
Como tenía una larga espera ante sí, decidió comprarse un buen libro, y
también se compró un paquete de galletas.
Se sentó lo más cómodamente que pudo, y se puso tranquilamente a
leer, dispuesta a pasar un buen rato de descanso
Al lado de su asiento donde se encontraba el paquete de galletas, un
hombre abrió una revista y se puso a leer.
Cuando ella cogió la primera galleta, el hombre también cogió una.
Ella se sintió irritada por este comportamiento, pero no dijo nada, contentándose
con pensar: “¡Que cara dura ! ”
Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre hacía lo mismo. Ella se
iba enfadando cada vez más, pero no quería hacer un espectáculo.
Cuando solo quedaba una galleta, pensó: “¿Y ahora qué va a hacer este
imbécil ?”
El hombre cogió la última galleta, la partió en dos y le dio la mitad.
Bueno, esto ya era demasiado. ¡Ella estaba muy enfadada!
En un arranque de genio, cogió su libro y sus cosas y salió disparada
hacia la sala de embarque.
Cuando se sentó en su asiento del avión, abrió su bolso y… con gran
sorpresa descubrió su paquete de galletas intacto y ¡cerrado!
¡Se sintió tan mal! No comprendía como se había podido equivocar.
Había olvidado que guardó su paquete de galletas en su bolso.
El hombre había compartido con ella sus galletas sin ningún problema,
sin rencor, sin explicaciones de ningún tipo.
…mientras ella se había enfadado tanto, pensando que había tenido que
compartir sus galletas con él. Y ahora ya no tenía ninguna posibilidad de
explicarse ni de pedir excusas.
HAY CUATRO COSAS QUE NO PODREMOS RECUPERAR NUNCA MÁS:
Una piedra, después de haberla tirado. Una palabra, después
de haberla dicho. Una ocasión, después de haberla perdido.
El tiempo, cuando ya ha pasado.





Vacaciones

19 07 2007

Bueno, pues nada, eso, voy a estar por ahí, perdido de la mano de Internet durante diez diítas. No voy a poder ver el correo ni nada, así que no me mandeis mucho que no voy a poder responder hasta el 1 de Agosto.

Sed siempre prudentes pasadlo bien y disfrutad lo que podáis.

Un abrazo a todos, y que la paz del Señor esté con todos nosotros.





Y se siguen riendo.

10 06 2007

Y sigo sin entenderlo. Recientemente escuchaba en la radio que el Vaticano había dicho que “atentar contra la salud del planeta es pecado mortal”. Y se escandalizaban, diciendo que no era lo mismo tirar una bolsa de basura en la calle que talar el amazonas. ¡Qué equivocados están!

Seguían quedándose en la superficie y no veían lo que eso significa. Criticaban que entonces los sunamis, los huracanes, terremotos, sequías …, la conclusión, la de siempre, las contradicciones que hay en la religión cristiana: Dios es un pecador entonces. De nuevo, lo que siempre mantengo y mantendré espero que no por mucho tiempo: “La fe de la sociedad actual es infantil”.

¿Porqué digo esto? Pues porque la mayoría de la gente piensa que el cielo está arriba y el infierno está abajo. Voy a puntualizar: eso es lo que le dicen a los niños para que lo entiendan de la manera en que sólo pueden hacerlo los niños. Pero desde una perspectiva más adulta y más coherente con lo que predicaba Jesús, intentaré explicarlo de otra manera más adulta.

Os propongo un par de preguntas:

¿No hay mayor cielo en el que una persona le cede su sitio en el autobus a una persona mayor?, ¿no hay mayor cielo que aquella madre que le da un beso a su hijo ántes de acostarse?.

¿No hay mayor infierno que aquél en le que una madre tiene que ver cómo se le muere su hijo recién nacido por no poder darle leche porque ésta no tiene nada para comer? Pues ese infierno lo están sufriendo millones de mujeres en todo el mundo.

Volviendo a lo que os contaba antes, id más allá de lo que dice la noticia del que atentar contra el planeta es pecado mortal. ¿Cuantas personas habrían muerto en el sunami si en aquellos países tuvieran infraestructuras como cualquier país desarrollado? ¿Cuantas personas mueren de enfermedades en todos los países del mundo porque no pueden pagarse los medicamentos?

Buscamos explicaciones científicas para todo, ¿ahora vamos a pensar que las catastrofes naturales son mandadas por Dios?

¿El calentamiento global es obra de Dios? Siento desilusionaros, pero estáis equivocados como todos sabéis. El hombre es el que lo está haciendo. Estamos matando a la madre naturaleza, tanto tirando una bolsa de basura a la calle como talando los bosques. El pecado es el mismo.

Una vez más, no podemos quedarnos en la superficie y ver la religión cristiana como algo que no tiene lógica ninguna, os revelaré que la única lógica de la religión crisitana es: “amaos los unos a los otros como yo os he amado

En el aeropuerto de Barajas había una inscripción que decía: Lo visible es una visión de lo invisible. Supongo que se trataría de un calmante ideológico y propangandístico, pero también puede ser una invitación a trascender lo visible si quieres ver la realidad. Sólo verás bien cuando al mirar algo veas al mismo tiempo lo que lo sostiene. Lo visible por sí mismo es pura apariencia.

Junto a mis hermanos cristianos intentamos transmitiros la Buena Nueva: El Reino de Dios ya ha llegado.

Paz a vosotros.