Uno más

4 10 2006

Hace mucho que dejé de ser un niño, pero hace muy poco que empecé a ser hombre. No soy más que ese hombre que juega a ser un niño entre las miradas de mujer que juega a ser niña poniendo voces, mientras mira al suelo simulando estar enojada en busca de atención.

Esa atención que se me cae del sombrero cuando cruzo la puerta y estás ahí esperando a que llegue.

Y cuando nos vayamos no tienes que traer gran cosa, como alguien dijo una vez:

A menudo me pregunto porque,
siempre que me besas me deshago
ni la distancia ni el tiempo es un precio,
por vivir encadenado a tus labios,
porque soy como un huracan vendido al peso,
soy como los brazos sin las manos.
Qué puedo hacer si no estas 
aparte de escribir de ti
y gritar tu nombre contra el viento.
Como único equipaje quiero que traigas tus labios.
Jugar entre rasos blancos a rozarte con las uñas.
Esconderme entre tus piernas, seré tu ropa interior.
A ver quién grita mas fuerte, quién hace mas daño a quien.
Muerde bien y no me sueltes, dame un poco de dolor.
Pues tu sabes que esa es mi única afición
y gritar tu nombre contra el viento.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: