Oración del Padre nuestro

18 01 2006

Porque ante todo tenemos confianza en Ti,más que en nuestros planes y en nuestras fuerzas; porque no queremos olvidarnos de que nos proteges,y nos llamas y envías acompañándonos siempre;porque Jesús mismo nos animó a que te dijéramos así,aquí estamos todos invocando tu verdadero nombre.

Padre nuestro.

Porque ya estamos cansados de escucharque a los cristianos nos importa sobre todo el cielo; porque sin embargo damos a veces razones para ello; con los ojos y el corazón bien abiertos a las realidades desafiantes de nuestra diócesis, enraizados en esta tierra decimos:Que estás en el Cielo.

 Cuando vemos tantos hermanos sufriendo esa pobreza que excluye de la fiesta de la vida; cuando se ha hecho una virtud de la insensibilidad; para que no dejemos de indignarnos ante la ofensa de tu nombre, ayúdanos a no decir en vano.

Santificado sea tu nombre.

 Porque vivimos demasiado en terreno conocido y tibio como si ya tuviéramos muy poco que aprender; porque vamos anunciando evangelios a nuestra medida, sin sorpresa, sin desorden, con controlada alegría; porque nos sigue costando aceptar cuánto estás en los otros, da fuerza a nuestra súplica:

Venga a nosotros tu Reino.

 Porque siempre es grande la tentación de suponer que nuestro camino es el único y buen camino; porque tenemos esa insólita habilidad de justificar con buenas citas lo menos parecido a tu Palabra; a pesar de que pueda complicarnos la vida, te rogamos:

Hágase tu voluntad en la Tierra como en el Cielo.


Por las graves carencias de vivienda, salud y educación, por la golpeada esperanza de niños, ancianos y familias; para que sepamos salir de nuestros aislamientos, y tener gestos concretos de solidaridad y esperanza, todos necesitamos que alimentes nuestras fuerzas.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Por la pereza de no averiguar en serio lo que pasa y sus causas; por el contarnos solos con suficiencia; por no permitir ni promover que todos participen; por acaparar responsabilidades sin confiar en los demás; porque en definitiva no creemos en Ti y en tu Espíritu renovador.

Perdona nuestras ofensas.

Hoy queremos aceptar a los demás sin imponerles nuestros moldes, deseamos de verdad quitar de nosotros todos los sentimientos mezquinos,ahondar la convicción de apostar por las pequeñas comunidades, para crecer en humanidad y coherencia cristiana; con humildad te pedimos otra vez que perdones nuestras ofensas

Como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

 Porque los tiempos están poco claros, y las propuestas “light? a la vuelta de la esquina, porque es demasiado frecuente oir eso de “vive tu vida? y que el camino de tu Hijo es cosa superada y triste; cada vez que estemos por bajar los brazos, por favor.

No nos dejes caer en la tentación.

Cada vez que pensemos que solos es mejor, cada vez que actuemos sin consultar a nadie, cada vez que supongamos que las respuestas están bien claras, cada vez que sintamos que somos mejores que cualquier otro, como en cambio queremos confiar sólo en tu misericordia.

Líbranos del mal

En Ti está nuestra fuerza, Tú nos haces fecundo. Sin Ti, Dios, Padre, Hijo, Espíritu, polvo disperso seríamos, pero en cambio somos pueblo por Ti reunido y enviado. Que sea así siempre en esta comunidad nuestra.

Amén.


Acciones

Information

3 responses

18 01 2006
Pedro

mean, uy digo… amen😛

19 01 2006
penyaskito

Lo siento, pero este post no lo leere. seguire leyendo el resto

12 02 2006
Pastor Lenny

Sigo pensando que deberías citar más La Palabra. No obstante, tienes Fé que es lo primordial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: